Historia del paintball

Aunque su origen está en Australia, donde los ganaderos usaban las "marcadoras" para marcar animales y árboles con bolas de gelatina, el primer juego oficial se realiza en Estados Unidos. Fue en 1990 cuando en España se habla por primera vez del paintball. Grupos aislados de jugadores practicaban en bosques el llamado "juego de supervivencia" con marcadoras traídas de USA similares a un revolver, y aunque había máscaras rudimentarias de paintbal, también se utilizaban las de motocross (de ahí las similitudes en la vestimenta de competición).

Mucho ha evolucionado el paintball desde entonces y también aquellos primeros jugadores que hoy regentan negocios de paintball y son asiduos de las competiciones. Hoy en día existen numerosas competiciones por todo el mundo, no quedándose atrás España ni sus jugadores, que han conseguido hacer del paintball un deporte de moda, imparable, de gran atractivo y que realmente engancha. Esto convierte al paintball en uno de los nuevos deportes con más auge en nuestro país en cualquiera de sus modalidades.